in

La ex del Chapo Guzmán dice todo lo que le obligaba a hacer para satisfacer sus necesidades

Ya es común ver en las principales redes sociales la vida lujosa que se permiten dar muchas personas y la exhorbitante derroche de grandes sumas de dinero que se dan algunas personas que a veces hasta cierto grado de envidia nos da. También hemos escuchado en las noticias de las parejas de destacados narcotraficantes como enseñan sus vidas ostentosas con lujos en las redes sociales.

Sin embargo no todo puede ser color de rosa y en esta ocasión Brenda Valencia, quien sería la ex mujer del Chapo Guzmán, contó que vivió un verdadero infierno al lado de este narcotraficante, en donde su obligación era mantener al mismo completamente satisfecho de una u otra forma, sea como sea ya que debido al estrés que sufría por su “trabajo” no se la terminara agarrando con ella.

Según los detalles que ella ofrece, debía de tener relaciones sexuales con el al menos dos veces por día para de esta forma reducir sus niveles de estrés, así como un estricto horarios para sus comidas y siempre mantener bien frías sus bebidas todo el tiempo para mantenerse siempre bien con su ex pareja.

Aparte de que no podía escaparse de esa vida de angustias, su mayor temor era que las fuerzas de la ley la atraparan para obtener información de la vida de su esposo y esto la llevará a una vida de miseria. El nivel de estrés por el que ella también pasaba era sumamente alto, a pesar de los lujos y caprichos, pero sobre todo una vida sin libertad y a escondidas.

Hugh Jackman le salva la vida a su hijo en una playa de Sidney

¿Crees que dormir desnudos incremente la felicidad?