in

Cómo aprender rápido un idioma extranjero si tienes más de 30 años

Siempre se ha dicho que si no aprendiste un idioma durante tu infancia, hacerlo durante la edad adulta es un caso perdido. Y realmente no es así, no es algo que se trata de la edad, ni el talento, más bien algo que influye bastante es el método de aprendizaje.

Las ideas que se van a presentar a continuación son de un hombre que pasó parte de sus vacaciones en verano de 2005 en la casa de una amiga que vivía en un pueblo de Borgoña.

Inventó un sistema de ejercicios que empezó a practicar a diario y te lo proponemos

Este se levantaba por las mañanas y empezaba a escribir verbos regulares e irregulares. Le puedes dedicar alrededor de dos horas a esta tarea. Al cabo de que en dos semanas llenes todo un cuaderno con los verbos, ya que escribiendo es la mejor forma de memorizar todo.

Al mismo tiempo que escribía este escuchaba lecciones en audio del francés. Particularmente prestaba atención a los errores de los demás estudiantes y las correcciones que el profesor le hacía. Esto le permitía no cometer los mismos errores que los demás hacían y ya para al cabo de dos semanas escuchó el curso completo dos veces.

Mientras corría todas las mañanas este escuchaba música de moda francesa, la cual dice que es una excelente opción para captar las entonaciones y hacer una correcta pronunciación del idioma.

También el contar con amistades que conozcan el idioma te ayuda bastante ya que haces un esfuerzo doble con tal de darle seguimiento a las conversaciones.

Luego de cada comida, se esforzaba por leer un libro en francés. Además el leer libros infantiles fortalece aún más la compresión. Estos constan de un vocabulario sencillo y si son historias que ya conoces te ayuda a tener una mejor compresión de las palabras desconocidas.

A diario se dedicaba a escribir una historia sobre si mismo, la cual era revisada por su amiga que domina el francés a perfección. Lo que hacía era que escribía sobre si mismo así cuando conocía una persona nueva este simplemente tenía las respuestas predeterminadas y lo hacía sentir más seguro de si mismo en una conversación.

Otro muy buena técnica que utilizó fue el utilizar palabras coloquiales del idioma. Las cuales son muy utilizadas por todo el mundo, que aunque no aportan mucho sentido semántico aumentan tu confianza cuando hablas con otra persona.

Para completar su entrenamiento, viajó a París. El mismo día que llegó, visitó una cafetería donde vio una hermosa joven a la cual no titubió en hablarle y esta le preguntó que tiempo había vivido en Francia ya que su dominio era muy bueno, al el decirle que solo tardó 17 días en hablar el idioma, esta reaccionó bastante sorprendida.

Tal parece que aquellos que se hablan a sí mismos podrían ser genios

¿Por qué las relaciones modernas son tan inestables?